Cuba

Respuesta al Ministro de Educación Superior de Cuba

Pinterest LinkedIn Tumblr

En el día de ayer, el Ministro de Educación Superior, Dr. José Ramón Saborido Loidi, intervino en la Mesa Redonda de la TV Cubana llamando “mercenarios” a quienes firmamos una carta pública que criticaba las palabras de la Viceministra de Educación Superior, expresadas en un artículo en la página web del Ministerio. Con una gran irresponsabilidad, por no decir infamia, el Ministro dice que se trata de “algunos profesores que el Claustro rechazó”, “un grupo de cubanólogos”, “unos ingenuos conscientes o inconscientes”. Dijo que esto constituía una agresión de estos mercenarios a la viceministra, cuando en realidad son las palabras de la viceministra y las suyas propias una agresión a quienes no piensan como ellos. Ministro, nadie tiene el monopolio del amor por Cuba. Cuba es de todos. Yo quiero decirle, de una manera clara al Ministro, que YO NO SOY UN MERCENARIO, nunca he recibido pago alguno por decir o escribir mis ideas, no sirvo a potencia extranjera alguna, y siempre he estado guiado por mi AMOR POR CUBA. Yo no soy un “cubanólogo”. YO SOY UN CUBANO, que llevo a Cuba en mi corazón y en mi pensamiento y para quien Cuba es RAZÓN Y PASIÓN. No soy un ingenuo consciente o inconsciente porque en toda mi vida siempre he asumido mis responsabilidades con honestidad. De forma irónica recomienda a los firmantes de la carta que leamos la Constitución. Yo le puedo decir que la leí, la estudié, la analicé cuando era proyecto y escribí mis opiniones con toda la libertad y la honestidad que han caracterizado siempre mi pensamiento. Y por eso manifesté mi desacuerdo con ese Artículo 5 que usted menciona, porque para mi el derecho a gobernar hay que ganárselo en franca lid y no detentando un monopolio incontestado. Pero “dura lex, magna lex”. No estoy de acuerdo con ese artículo pero está en la Constitución de mi país y lo asumo. Sin embargo, parece que Usted debe recordar que esa misma constitución tiene un Artículo 54 que establece que: “El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión”. ¿Sabe Usted lo que eso significa? Significa que el Estado, que es algo distinto al Partido y al Gobierno, “reconoce, respeta y garantiza” que quienes piensan diferente a como piensan quienes dirigen el Partido (fíjese que no he dicho el Partido sino quienes lo dirigen, porque el Partido no piensa, piensan los que lo conforman y aunque se intente mostrar de otra manera tampoco allí existe una unidad monolítica), puedan pensar de esa forma y expresarlo. Entonces, respete, Ministro. Es su obligación constitucional. Habla usted de la Batalla de Ideas. ¿Sabe algo? Las batallas de ideas se dan en el debate y para debatir hacen falta al menos dos e implica al menos diálogo, no monólogo. ¿Quiere una batalla de ideas? Me parecería fantástico. ¿Por qué no lo hacemos realidad y nos damos la oportunidad de debatir ideas distintas sobre lo que debe ser Cuba y sobre lo que puede ser Cuba? Y lo hacemos públicamente, con argumentos y sin ataques personales. En los últimos tiempos se han sucedido declaraciones descalificativas de funcionarios del gobierno cubano que parecieran orientadas a profundizar la división de la Nación, cuando es imperativa la Unidad. Pero la Unidad no significa imponer a otros el criterio de unos. La Unidad significa construir una República CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS, de forma que sea una realidad política y no un slogan.

Autor

Nací en La Habana, Cuba, el 1 de abril de 1958. Vivo en Cali, Colombia desde 1989. Estudié Licenciatura en Economía en la Universidad de La Habana e hice mi Doctorado en Economía Internacional y Desarrollo en la Universidad Complutense de Madrid, España. Actualmente soy Profesor Titular del Departamento de Economía y Director del Centro de Estudios sobre la Cuenca del Pacífico de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Pontificia Universidad Javeriana Cali. Desde 1990 trabajo como profesor en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, Colombia, en la que me desempeñado como Director del Departamento de Economía entre 1995 y 2002 y entre 2006 y 2012. En 1989, al llegar a Colombia, fui profesor en la Universidad de San Buenaventura de Cali. Entre 1984 y 1988 trabajé como Investigador de Mercados Internacionales en el Fondo Cubano de Bienes Culturales del Ministerio de Cultura de Cuba y entre 1981 y 1984 fui Investigador del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial de La Habana, Cuba. Mis intereses intelectuales abarcan un amplio espectro de temas que van desde problemas relacionados con la economía política internacional, la historia económica mundial, la historia del pensamiento económico, la política económica y los modelos de desarrollo hasta aquellos relacionados con la cultura y las artes, especialmente, la ópera, el ballet, el cine, el teatro, la literatura y las artes visuales. Este blog estará dedicado a mis temas de interés, así como a la difusión de mis notas de clase para mis cursos en la universidad.

Escribe un Comentario